Entretenimiento

Reina la incertidumbre por la mamá de Marc Anthony 24 horas después de que él pidiera por ella

Un día después de haber suplicado a sus más de 9 millones de seguidores en Twitter que oraran por su mamá, doña Guillermina Quiñones, el cantautor puertorriqueño Marc Anthony guarda silencio sobre el motivo que lo llevó a realizar por primera vez una solicitud como esa en redes sociales.

El escueto mensaje, publicado el pasado domingo poco después del mediodía, en inglés y español, sólo leía: “Por favor recen por mi mamá hoy. Te amo mami”. La pregunta que quedó sin respuesta fue por qué habría que pedirle a Dios por doña Guillermina, de quien muy poco se sabe pues a quien Marc Anthony identifica como su ídolo es a su papá, Felipe Muñiz. “Yo quería ser mi papá”, ha dicho en varias ocasiones cuando se le pregunta sobre su niñez.

Este lunes, las llamadas y correos electrónicos que Univision Entretenimiento ha realizado para informar a los fans del cantante cuál es el estado de doña Guillermina, no han obtenido una respuesta oficial por parte de Marc Anthony, ni de su relacionista público y algunos de sus allegados. La familia protege la información, de la mujer que se estima cuenta con cerca de 80 años y hasta hace muy poco residía en su natal Puerto Rico.

De doña Guillermina Quiñones se sabe que tenía cinco hijos de una relación previa cuando conoció a Felipe Muñiz. Con él, que tenía un hijo de un matrimonio anterior, la mujer procreó a Yolanda y a Marc Anthony, el menor de los ocho hermanos que son en total.

En relatos sobre su infancia, Marc Anthony ha mencionado que comenzó a cantar cuando tenía tres años, pues admiraba tanto a su padre que se iba con él incluso a los clubes en la Ciudad de Nueva York. Don Felipe tenía hasta tres trabajos para llevar la comida a la casa, mientras que doña Guillermina se encargaba de administrar los recursos para que todos pudieran estar bien alimentados y vestidos.

Según le contó Marc Anthony a la periodista mexicana Adela Micha en el 2013, al menos dos veces en semana los músicos amigos de su papá formaban una rumba en su casa, en la calle 102 con la Tercera Avenida en Manhattan, Nueva York. Las fiestas se extendían hasta que doña Guillermina decidía cantar, pues no tenía talento para la música.

El año pasado, el intérprete de ‘Vivir mi vida’, reveló al diario NY Daily News que doña Guillermina nunca quiso que se dedicara a la música. “No soportaba cada vez que me decía que no iba a tener éxito. Me decía, ‘tienes que salir, ser hombre y unirte al Ejército como tus hermanos, porque la música no te pagará las cuentas'”.

Comentarios

Comentarios

Siguenos en las Redes Sociales

Últimos Negocios Publicados

Publicidad

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com